14/1/12

La ventana del 2012

Sombra Azul, Chema Alvargonzalez. Explanada del CAC, Málaga.
No sé porque he elegido esta fotografía que hice con el teléfono para retomar la sana costumbre de publicar en el blog. Quizás porque la escultura de Alvargonzalez se recorta contra el azulísimo cielo de Málaga y un cielo azul siempre es optimista. Cualquiera puede preguntar qué razones tenemos para ser optimistas. Pues muchas, la primera que seguimos aquí, que no es poco, la segunda que estamos condenados a serlo, porque nadie nos va a dar nada que no busquemos nosotros mismos, y a estas alturas ya sabemos que sólo con una actitud positiva podemos encarar cualquier proyecto con una mínima posibilidad de éxito. Porque sólo siendo optimistas sabremos apreciar lo conseguido por poco que sea,  porque el espejo siempre es el mismo y sólo desde el optimismo nos veremos altos, guapos y simpáticos, y si no lo estamos recordaremos que lo eramos y que sólo ha sido una mala noche, que cuando se nos quiten las ojeras volveremos a ser guapos, altos y simpáticos.
Como la ventana no lleva nombre sino número, el número de este año que empezamos, se la dedico a todos los que os asomais por mis ventanas con la fidelidad de los buenos amigos y a los que lo haceis esporadicamente o por error. A Irinka, a Judax, a Concha, a Anne, a Rosa que me recuerda que no he publicado ventana y me echa la bronca, a Marian, a Bajito, a Conchita, a Raúl, a Raúl, a Raúl, cuantos raules, a Paco, también hay unos cuantos pacos, a Cosmopolitana, a Jaime, a José Luis...  y a todos los buenos amigos y amigas que me dejo. Se lo dedico con mi deseo de que seamos todos optimistas, no nos queda más remedio.