31/1/11

Ventana de despedida a Ernesto.






















Al revisar las actualizaciones de mis vecinos encuentro con alegría una nueva entrada en Testigo, el blog de Ernesto, pero al abrirla un profundo dolor me asalta, son Pilar, Ana y Elena las que firman el texto para dar la triste noticia: Ernesto ya no volverá a compartir su sensibilidad, su humor, su amplísima cultura, sus inquietudes... Ernesto nos ha dejado. Dicen algunos, quizás lo piensen muchos, que esto de internet nos aleja, que hace que perdamos el calor del contacto humano. No sé, detras de cada pantalla hay una persona, y sin haberla visto nunca ni estrechar su mano puedes sentirla tan cercana y real como al amigo de la infancia. La tristeza que he sentido al leer la noticia de la pérdida de Ernesto es muy real, eso sí lo sé.
No se me ocurre mejor homenaje a Ernesto que dejar a continuación las propias palabras de Pilar, Ana y Elena y desearle que haga su último paseo con toda la paz y el amor que seguro llevo en su vida.


Después de tres años, muchas horas y grandes amigos, TESTIGO finaliza su andadura, pero antes voy explicaros como era en realidad ese Ernesto querido que tantas cosas ha compartido con vosotros.
Fue un gran hijo, un buen hermano, un amigo estupendo y el mejor compañero de vida que una mujer pueda esperar,  pero sobre todo fue un padre maravilloso y un abuelo IMPOSIBLE de igualar. Siempre con una sonrisa en la cara, ejercía de relaciones públicas con todo aquel que se cruzaba en su camino. Hizo de la lectura una forma de vida, que también inculcó a sus hijas. Amante de la cocina exótica, nos descubrió sabores indescreptibles y, con su alma de viajante, disfrutamos de viajes inolvidables. Siempre luchó por aquello que más le importaba: la felicidad de los suyos.
Es por eso que nos va a ser muy difícil seguir sin él.
Con su marcha, TESTIGO cierra una intensa etapa que le dio grandes momentos de alegría y felicidad, que en gran parte os debe a vosotros. Aún así, esta “casa” -aunque ya inactiva- continuará en el barrio con sus puertas abiertas, dando vía libre a todo aquel que quiera volver a hacer una visita al pasado.
Gracias a todos,
Pilar, Ana y Elena

28/1/11

Ventana genealógica.(Una ventana para Natalia)















Mi prima Natalia me recriminaba en facebook que no le había dedicado ninguna ventana, y tenía razón, así que como somos familia (buena familia) le dedico esta ventana condal con árbol genealógico, en la que creo que por el centro-izquierda arriba está nuestra rama. Y para que no se me queje también le dejo una canción de ventanas (que no me acuerdo si ya la he puesto antes o no) a ver si le gusta.

27/1/11

Una ventana para Lenorabel.












Lenoranabel es otra buena amiga de Barcelona, hacía tiempo que no nos veíamos, yo siempre la he llamado Lenorabel, creo que no le importa, y menos ahora que volvemos a ser vecinos, porque Leonoreanabel tiene un blog lleno de historias, lo ha tenido cerrado mucho tiempo y lo acaba de volver a abrir.
Y como paseando por Barcelona encontré esta ventana con paraguas me acordé de su cuento titulado Lluvia. Os lo dejo aqui: 
Lluvía
Hacía muchos días que no llovía. Más que días eran semanas, meses,...¿años quizás? La cosa empezaba a ser preocupante. La gente no recordaba cuando fue la última vez que llovió. Ni siquiera recordaban como eran las gotas de agua, como los niños se divertían chapoteando en los charcos con sus botas amarillas de agua, el olor de la tierra mojada,... Era extraño. Pero un día, sin previo aviso, cayó una gota, luego otra, y otra y otra y otra. Y ya no paró. Días y días enteros lloviendo convirtieron las casas en flotantes, los coches en barcas y los perros en peces. Ahora llovía a todas horas. En una pequeña montaña vivía una joven que veía preocupada como el agua crecía y crecía y se acercaba peligrosamente a su casa. Un día, la lluvia se intensificó tanto que lo que hasta ahora había sido una plácida conversión hacía lo acuático se convirtió en trombas de agua, inundaciones salvajes y torrentes acuáticos que arrasaron con todo y con todos los que encontraron a su paso. La joven, atemorizada no supo que hacer. Salió de su casa y se asomó al borde de la montaña, el agua crecía enloquecida y pronto le alcanzaría. Cerró los ojos y deseó no sufrir una muerte dolorosa. Cuando la tromba de agua la sepultó, no sintió nada. Abrió los ojos y de repente supo que era pez. No necesito más. Ni casa, ni montaña, ni miedos, ni nada. A partir de entonces nadó tranquila por las aguas que cubrieron todo el planeta Agua. Ahora la tierra era diferente. Y a ella eso le gustó. 
Leonoranabel.

26/1/11

La ventana de Yoli.















Yoli no sólo nos dejo asomarnos a sus ventanas, también nos permitió alojarnos junto ellas, literalmente. Sus ventanas son grandes y hermosas por esa manía que tienen los edificios barceloneses de acabar en chaflán. Alguna vez lo comentamos "desde que vivo en Barcelona ando mucho más, tengo que rodear cada esquina" y tiene razón.














Y como Rosa y yo queremos mucho a Yolanda le dedico esta canción para que le dé toda la suerte que merece.

Ventana ovalada en Barcelona.















Ya he vuelto de Barcelona. Finalmente ha sido una especie de viaje de desintoxicación, lejos de ordenadores, pantallas y maquinitas, difrutando de los amigos y asomandome a la ciudad sin necesidad de pensar en sus ventanas y dejándome fascinar por sus encantos.
Alguna ventana encontré, claro, alguna como esta que no tenía: ovalada.

20/1/11

La ventana de UPIFC.















UPIFC significa Unión de Profesionales de la Imagen y fotografía de Cataluña, en realidad signifíca amigos, Lluís y Jordi lo son, así como solidarios y combativos por la profesión. Eso sí, posar lo que se dice posar...  digamos que les cuesta (32 fotografías hasta alcanzar la buena)

Ventana de Barcelona.
















Esta ventana es de carácter informativo y anunciativo (como se dirá lo que quiero decir) Lo que quiero decir es que las próximas ventanas serán desde la bella Barcelona. Si algún amable lector tiene una ventana a la que invitarme a asomarme estaré encantado.
Pd.- No se puede escribir en compañía, dice Rosa que qué pelota soy, no sé si por lo de bella o por lo de amable, en fin vosotros me conocéis bien.

18/1/11

La ventana del Guau.

















Hoy he adormecido un poco a mi conciencia para engañarla y mostrar el balcón al que me asomo con frecuencia y buenos amigos, aunque frecuencia no suele hablar mucho, la verdad.
Y entre coctel y coctel un baile:

17/1/11

Niebla sin ventana.
















 Aprovechando que la niebla no deja ver bien a mi conciencia he decidido colarle una ventana sin ventana, no se lo tengáis en cuenta, soy yo el único responsable.
Y para que no se me queje mucho le dejo aqui una bonita historia contada por el dueño de la verdad de allá arriba, donde la niebla.

15/1/11

La ventana de Sonia.
















Como conozco a mi conciencia  y sé que cuando se pone pesada se pone pesada, aproveché mi visita a la ventana de Chust para hacer también la ventana de Sonia, que como podeis imaginar es la misma.
Ya sé que eso de hacerle trampas a la conciencia nunca lleva muy lejos, pero aqui está esta segunda ventana que bien merece por su protagonista un lugar destacado. Asomarse a la ventana de Sonia es asomarse al mundo. Sonia es reportera de uno de esos programas de vecinos por el mundo, con sus palabras y su simpatía nos ha invitado a asomarnos a los lugares más alejados y fríos a los que nuestros compatriotas se han ido a vivir. Para aparecer en semiexclusiva en "desde tu ventana" Sonia posa ante un mapa del mundo (que con gran precisión y naturalidad hemos colocado para la foto) y una camisa vaquera traída de Minneápolis (Minnesota) la ciudad grande más fría del planeta.

13/1/11

La ventana de Chust.

















Mi conciencia anda dándome la lata últimamente "mucho perrito, mucho pájarito, pero y las ventanas qué, tú ni eres vloguero ni bentanero ni ná, de ná". Mi conciencia siempre ha sido un poco descuidada con los detalles, pero razón nunca le ha faltado.
Así que he llamado a mi amigo Chust y le he dicho aquello de "¿tienes una ventana libre?" y aquí está, no sólo una ventana sino él mismo y su obra, dos libros editados que recomiendo sin reserva a todos los amantes de la ciencia ficción. Como Chust es muy apañado y hombre de recursos donde los haya él mismo se ha editado un vídeo que os pondrá en antecedentes, el resto en su blog y en sus novelas.

11/1/11

Ventana en capicúa II.

















Salgo a Santa Ana a tomar una caña por cada palito, no paso de tres, está claro que el tiempo no pasa en valde, pero me traigo copas para que brindemos. A la salud de todos nosotros por el 11111.

Ventana en capicúa.










Hoy es el 11 del 1 del 2011, 11/1//11, día con capicúa para que nos traiga suerte a todos, ya podían haber hecho una torre más y qué bien iba a quedar

9/1/11

Ventanas deseadas III















No me importaría asomarme durante algún tiempo a cualquiera de las ventanas de los camarotes del Nero, un yate que es sinónimo de belleza y lujo. No es algo imposible, está a la venta y puede alquilarse por semanas, a mi ahora no me viene bien, pero quizás algún día podríamos hacer una quedada de esas de blogueros colegas y pagar a escote; sólo tiene capacidad para alojar a doce pasajeros en seis suites, pero igual hablando con el dueño nos deja poner unos sacos en la biblioteca, no sé, es cuestión de plantearselo.

8/1/11

Ventana encerrada.













¿Alguién ha visto al perro? que en vez de tirarle el palo le tiramos las llaves y ahora no podemos salir.

7/1/11

Ventana con trampa.













Me tirán el palo para que salga y quedarse dentro ¿Y quién se creerán que les abrirá ahora para salir?

6/1/11

Ventana de vuelta.


















-¿Qué tal Baltasar, ya de vuelta?
- Uf, no me hables, el año que viene le vendo al gordo mis acciones, entre inmigración, sanidad, autores... me tienen frito.

4/1/11

Ventana deseada II













El genio de la lámpara presentaba un cuadro de estrés crónico debido al aumento de la demanda que la crisis había producido en su sector, el del deseo, así como la disminución de la calidad de dicha demanda y la falta de apoyo por parte de las administraciones públicas.
Su médico le recetó un cambio de aires y decidió cambiar la lámpara por una caña.

3/1/11

Ventana deseada.


















El muro quería para el año nuevo una ventana más grande, y el sol que todo lo ve, le dijo "mientras yo esté tú la tendrás".