28/7/11

Ventana de Magnum















En 1947 un grupo de fotógrafos se reunía en un café parisino y descorchaba una botella de champagne para celebrar seguir vivos tras la trágica experiencia de la II GM. Quizás sólo para celebrar su amistad. De aquella reunión nació Magnum, tomando su nombre de la botella, imagino que ya vacia.
Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, David Seymour “Chim” y George Rodger decidieron constituirse como cooperativa para fundar una agencia que representara y defendiera sus derechos e intereses como fotógrafos y autores. Lo que empezó en la mesa de un café se convirtió en poco tiempo en ejemplo y referencia para la fotografía documental  y de prensa a nivel mundial.
Sesenta y tres años después, en 2010, los herederos de Magnum decidieron contratar becarios sin retibución económica alguna para cubrir puestos en los departamentos de archivo, comercial e incluso en algún estudio de fotógrafo de la cooperativa. De nuevo las burbujas inspiraron las decisiones de Magnum, esta vez las burbujas económicas que aconsejaban compensar el trabajo de los nuevos empleados de los cooperativistas con la nada desdeñable fortuna de sentirse cerca de los grandes por unos meses.
En 2011 en alguna mesa, supongo que esta vez en una sala de juntas y no en un café, se decide recurrir nuevamente al voluntariado para, en esta ocasión, documentar los cientos de miles de fotografías que carecen de la información necesaria para su utilidad. Magnum demuestra haber entrado ya en el siglo XXI y recurre para ello a la redsocial Twiter para seleccionar a su élite de documentalistas, con la otra vez nada desdeñable recompensa de tener acceso a sus fondos. Ofrecer trabajo y no pagarlo no es incompatible con el celo de los cooperativistas hacia sus derechos, y así lo demostraron poco antes al vender en febrero de 2010 suarchivo impreso al multimillonario Michael S. Dell por 70 millones de euros sin renunciar por ello a ninguno de los derechos sobre las fotografías con los que las leyes de autor y copyrigth las protegen. Está claro que ninguno de ellos se presentaría a los concurso de fotografía de los que hablamos en Stop a las cláusulas abusivas a los fotógrafos.
En 1957 Henri Cartier- Bresson contestó a Byron Dobell en la revista Popular Photography:
La vida no está hecha de historias que usted corta en rebanadas como un pastel de manzana. No hay ningún modo estándar de acercarse a una historia. Tenemos que evocar una situación, una verdad. Esto es la poesía de la realidad de la vida."
Parece que la poesía necesita ahora de datos, de tags, en el idioma de la computación, para resultar útil. La poesía ya no sólo debe de alimentar nuestras almas, también algunas cuentas corrientes.
Puede que alguién piense que esto no va con nosotros, los fotógrafos, o que los documentalistas verán abrirse grandes posibilidades en su futuro profesional como si pasaran un verano cocinando gratis en el Bulli. Puede que se vea como un ejemplo de utilizar las redes sociales como un instrumento de interacción para el beneficio de la humanidad en su preservación de la historia. Puede que el hecho de que la iniciativa la firme Magnum minimice para otros la gravedad del hecho, que para mi la tiene.
La mítica agencia nació para defender los derechos de sus fundadores, que eran fotógrafos, pero no creo que fueran ajenos a los derecho del resto de los trabajadores, no creo que tuvieramos ni una sola de sus imágenes si asi lo fuera. Una cosa es pedir que sus más de doscientosmil seguidores en Twiter les ayuden a documentar sus imágenes y otra es hacer una suerte de operación triunfo para seleccionar a sus expertos gratuitos. Muchas veces he escrito reclamando mis derechos como fotógrafo y autor, de nada me servirían si olvidara el resto de derechos de mis congéneres como ciudadanos, trabajadores o simplemente como seres humanos. Es cuestión de coherencia

14 comentarios:

  1. Si señor, más coherencia y menos avaricia

    ResponderEliminar
  2. Hola Juanjo, te doy la razon en cada una de tus reflexiones, porque es totalmente cierto desde mi punto de vista lo que expresas, pero tambien sufro una especie de desboblamiento porque pienso que no deja de ser una gran oportunidad de aprendizaje para los "elegidos para la gloria".Es decir, mucho morro de los socios de Magnun pero tambien una gran oportunidad para quien puedea manejar por unos meses esa maravilla de ARCHIVO .Eso pienso....por cierto gracias por el dato de donde viene la marca Magnun, siempre crei que era por el helado...;-)

    David Castro

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra mucho tu texto porque ayuda a la reflexión. Tal vez en este asunto no podamos hacer otra cosa más que pensar y madurar como personas y como fotógrafos. Dudo que Magnum sea como el community manager de Vixca Barcelona.
    Aún así, a pesar de que seguramente es cierto que hay reivindicar la poesía por encima de los tags y la honestidad por encima de la pela,
    yo me opuse a lanzarse a por Magnum sin antes pararse a leer en qué consiste esa iniciativa.
    Tengo mis dudas sobre si, siendo yo cocinero, no pagaría por trabajar un verano en el Bulli.
    Tengo más dudas.
    Tal vez la gente cercana a Magnum, Cristina o los que citaba ayer Rafael Montero, nos podría aportar algo de luz.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo con Hugo Solo, dice grandes verdades. Pero por favor, pon puntos y comas. Porque sino se hace dificil la lectura. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  6. Muy de acuerdo. Una postura incoherente por parte de la que fue gran agencia y ha dejado de serlo no por la falta de calidad de sus fotógrafos sino porque el hecho diferencial de Magnum estaba en eso, en su función de cooperativa.

    Y yo no veo recompensan en acceder al fondo fotográfico de Magnum, aquellas fotos que sigan inéditas a fecha de hoy terminarán viendo la luz en breve, es para eso que se etiquetan.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Aupa Judax. David, nosotros la habriamos llamado Mahou, jajaja.
    Hugo, doy fe de que el anónimo es auténtico, de yhecho escribe desde Madrid, y yo también estoy de acuerdo contigo en gran parte de lo que dices. Visité la sedec de Magnum en Nueva York en 2000 y tuve la suerte de estar en su laboratorio y puedes estar seguro de que lo que vi acabó con el mito, ya mermado por otra parte de Magnum. En lo que no estoy en absoluto de acuerdo es en tu afirmació de que ni mis fotos o las tuyas aportan nada. Yo creo en el individuo como creador en cualquiera de sus facetas, y cre que lo que marca la diferencia es eso, el individuo y su obra. En el momento que esta es original ya está aportando algo, mucho o poco, no la juzgo, pero sí aporta. Otra cosa es que me digas que se hacen y cuelgan millones de fotografías manierisa, "a la maniera de..." que siguen las corrientes de uno u otro autor, bueno tambien eso enriquece.
    Y también he de decir que soy profesional, y como tal quiero defender mi profesión, para ello creo en el colectivo, un colectivo compuesto de la suma de individuos, no cre que lo que hagamos en Stop sea infantil, simplemente es lo que te he dicho, no hacer bada es claudicar, y no estoy dispuesto, quizás porque no sé hacer otra cosa y amo lo que hago.
    Qué sepa cambiar una bombilla no hace que cuando tenga que meter mano al cuadro eléctrico no llame a un profesional. Creo que la fotografía es igual, otra cosa es que los que pagan por ello (empresas de todo tipo no se hayan dado cuenta)

    ResponderEliminar
  9. Ay Pepe y Eduardo, que no os he dichonada. Muchas gracias por vuestros comentarios!!! De eso se trata, de que reflexionemos :)

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Hugo, no te falta razón, pero sólo dos desacuerdos, apenas quedan panaderos, lo que hay son vendedores de pan que distribuyen un pan industrial congelado que no sabe a nada. Y las fotos de Siqui no son buenas por su pericia técnica (que es impresionante) ni el equipo con que trabaja, sino por su mirada, igual que las de Tino, las de Nati, las de Ara Güller, las de Lorca de Corcia, las de...

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Ea, ahora me va a dá coraje seguí hasiendo la colessión Magnum de lo' domingo'...

    Jaime.

    ResponderEliminar
  14. Muy buena reflexión sobre una situación que cada día se puede ver mas y mas en nuestra sociedad .Gracias por estos apuntes de solidaridad y realismo.Un saludo Victor Otero

    ResponderEliminar