9/9/10

Ventanas claustrales.



Las vacaciones también nos han llevado a asomarnos alguno de los espacios más recogidos y secretos de la cristiandad, los claustros de los conventos.
La primera de las ventavas corresponde al Museo de Aveiro, que se haya en las antiguas dependencias del Convento de Jesús, las monjas seguían los oficios y celebraciones que se celebraban en esta rica capilla del siglo XVI dedicada a Santa Joana Princesa, que además de santa era hija del rey Alfonso V, se nota.
La segunda es la reja del convento de San Paio en Santiago, cuyas actuales inquilinas benedictinas dejaron para que se celebrara un concierto a cargo de la Capilla de Extravagantes dirigido por Bruno Forst. Pero cualquier tarde, a las siete creo, se puede pasar a la iglesia a escuchar las visperas por parte de la monjitas, al margen del credo de cada uno es una autentica delicia, como sus dulces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada